Vivienda, sin riesgo aparente ante el entorno económico